Posts Tagged ‘SXII’

Las Beguinas

marzo 26, 2009

kempeEn la Edad Media, a finales del siglo XII nacía en Flandes, Alemania y las naciones circundantes una corriente espiritual de mujeres que tenía tanta fuerza que influyó no solamente en la mística y en la ciencia de su tiempo, sino también en la de los siglos posteriores. La iglesia intentó ocultarla y silenciarla y en cierto modo lo consiguieron porque hoy pocas personas conocen la existencia de este importante movimiento. Me refiero a las Beguinas, hay que decir que también se constituyeron grupos de hombres con un funcionamiento parecido, los Begardos.

El movimiento se inció en Lieja, en Brabante o lo que hoy es Bélgica.  Si bien en Alemania tambien hay pequeños conventos dispersos es en Bélgica donde se va a producir el verdadero apogeo de la Beguinas y el resultado era una ciudad dentro de otra ciudad, es el ejemplo de Gante. Hubo hasta 18 conventos en Europa.

Hay que tener en cuenta que en la Edad Media las mujeres vivian bajo la tutela de los hombres, en el hogar como esposa y madre o bien en los conventos como monjas dedicadas a Dios y a la vida eclesiástica. Después de las Cruzadas muchos hombres han muerto y hay más mujeres que hombres, muchas familias mandan a sus hijas menores a conventos por las dificultades que tienen para conseguir una buena dote.

Amsterdam

Amsterdam

Las Beguinas fueron un movimiento femenino espontáneo, no hubo una fundadora ni normas de constitución; fueron comunidades autónomas que no estaban ni reguladas ni supervisadas. Eran casas dispersas por el norte de Europa que no se dedicaban a ninguna doctrina en particular sino que se dedicaban a una serie de ocupaciones.

Muchas mujeres solas o en pequeños grupos se establecieron en torno a iglesias o hospitales, recluidas en casitas dentro de un recinto, independientes del hombre y aunque dedicándose al culto a Dios, independientes también de la iglesia. Los beguinatos proporcionaron a las mujeres un espacio social donde desarrollarse económicacmente  ya que no podían desarrollar un oficio en la sociedad feudal. Se dedicaban a cuidar niños, enfermos, a coser y a bordar, y por ello frecuentemente debían enfrentarse con los gremios que las consideraban su competencia desleal.

Casitas de Beguinas
Casitas de Beguinas

En estos espacios las mujeres también encontraban un enriquecimiento intelectual que fuera del beguinato tenían vedado. Gozaban de una gran autonomía, eran autosuficientes, se defendían personalmente en los procesos legales y nadie interfería en la gestión de cada beguinaje.

Además, en estas comunidades aunque las mujeres no se casaban no se hacía voto de castidad y por tanto quedaban libres para esposarse en el momento que lo desearan. Eran religiosas pero sin alcanzar el estatus de monja, sin implicarse en la jerarquía de la iglesia.

Leyeron las escrituras y la Biblia por su cuenta y la iglesia atemorizada de que realizaran sus propias interpretaciones las tildó de brujas, prostitutas e infieles. La iglesia no tenía muy claro si el hecho de que tuvieran sus propias ciudades en miniatura era positivo porque las tenían

Indumentaria

Indumentaria

controladas en un lugar concreto o negativo por el poder que les infería.

Crearon hospitales para pobres y las escuelas llamadas Amigas que no eran otra cosa que escuelas para niñas. Crearon un  movimiento internacional con estrechos vínculos entre sí, se comunicaban por escrito y en persona, viajaban y en sus largos recorridos hacían grandes paradas para aumentar sus conocimientos.

Fueron muchísimas y actuaron durante dos siglos y medio y algunas murieron en la hoguera, tal es el caso de Margarita Porète que no quiso retractarse de sus dichos del libro “Espejo de las almas simples”. A partir de 132 las propiedades de las Beguinas, la mayoría provenientes de familias adineradas, son confiscadas y ellas obligadas a casarse. En 1421 se disuelven todos los beguinajes y la persecución adopta forma de exterminio,  muchas mueren en la hoguera. Así se suprimió el primer movimiento de mujeres de la época cristiana y se borraron sus huellas.