Posts Tagged ‘mundo árabe’

Irán: Ley del Talión

marzo 4, 2009

2006-11-23

Ameneh Bahrami tiene 30 años y vive en Barcelona pero en breve se va a desplazar a Irán para dejar ciego de un ojo al hombre que en el año 2004 le lanzó ácido en el rostro, y la dejó ciega , por no aceptarlo como esposo.

Muchas personas han intentado convencerla de lo contrario, pero ella quiere hacer uso del derecho que le ha sido concedido. Sabe que muchas personas lo harán encantadas en su lugar. Un solo ojo, eso sí, en Irán la vida de la mujer vale la mitad que la del hombre.

El encausado ha pedido clemencia, ha dicho que prefiere morir que quedar ciego. Pero Ameneh considera que él apenas va a sufrir, van a anestesiarle el ojo antes de que le arrojen cinco o seis gotas de ácido, ha dicho inflexible. Piensa que no debe ir por la calle libremente, que la gente debe saber lo que ha hecho.

Anuncios

La libertina Wallâda al-Mustakfì

marzo 3, 2009

mujeres_al_andalus_gWallâda al-Mustakfì (994-1091) fue una poetisa árabe nacida en la Córdoba de Al-Andalus, hija de uno de los últimos califas cordobeses, de Muhammad III,  y de una esclava cristiana de Etiopía. Ostentó el título de princesa.

Su adolescencia sucedía al mismo tiempo que  el califato inciciaba su agonía entre intrigas palaciegas y guerras internas. El padre de Wallada había accedido al trono en 1024 tras una revuelta contra Abderramán V, 17 meses después al-Mustakfì abandonaba el palacio disfrazado de mujer y poco tiempo después moría envenenado.

Wallada no tuvo hermanos varones y eso le permitió disponer de los derechos reales de su padre, que vendió tras su muerte. Se convirtió en una mujer  independiente y se despreocupó de forma absoluta por los convencionalismos sociales. Prescindió de la tutela masculina y abrió un salón literario al que acudían los poetas y escritores de la época. Intervenía y daba respuesta a sus consultas mostrando libremente su rostro.

Fue duramente criticada porque a las mujeres solamente les estaba permitido relacionarse con hombres de su propia familia, y las mujeres llamadas “sabias”, las instruían sus padres o parientes, incluso a través de una cortina velada. Solamente el visir Ibn Abdus, su eterno enamorado, la defendió y permaneció a su lado hasta el final de sus días.

Pero el gran amor de Wallada fue el poeta Zaydún, con el que mantuvo una relación secreta y que finalizó por la relación que éste ínició con la esclava negra de Wallada. Ocho de los nueve poemas que se conservan hacen referencia a esta relación. Wallada nunca se ofreció en matrimonio y jamás tuvo descendencia.

Murió el 26 de marzo de 1091, el día que los almorávides entraron en Córdoba.

Espera la hora en que las sombras de la noche sean oscuras, mi visita,

pues para mí la noche es el mejor medio de guardar el secreto.

¡Me has hecho sentir una cosa tal,

que si hubiera sentido el sol, no me parecería mas!

si lo hubiera sentido la luna, esta no se elevaría;

si la estrella, no viajará ninguna noche.

Samia Gamal

enero 4, 2009

Se llamaba Zaynab Ibrahim Mahfud y nació en 1924 en el pequeño pueblo egipcio de  Wana.  Badia Masabni una libanesa cazatalentos le puso el nombre artístico de Samia Gamal. Samia quien trajo la danza oriental a América y a Europa.

Cuando Samia intentó su primer solo en el Casino Ópera olvidó la coreografía y fue abucheada por el público pero el coreógrafo la obligó a volver a salir, Samia comenzó a improvisar y y gustó. Badía la contrató como solista una vez por semana, era el principio de su carrera.

Se enamoró de un músico de laúd, Farid el Atrash, que compuso piezas  para ella. Pero el matrimonio duró poco y se marchó de Egipto. En América trabajó con Fernandel en Alí Baba y los 40 ladrones y con Robert Taylor en El valle de los Reyes. Su segundo matrimonio fue con un  influyente norteamericano,  que por ella se convirtió a la fe islámica , pero las cosas no iban bien y tras divorciarse volvió a El Cairo para seguir  trabajando con Farid.

En 1958 se casó con el actor egipcio Rushdi Abaza y de la relación nació su hija Quismet. Tampoco este matrimonio fue definitivo, después de 17 años de matrimonio se divorció al tiempo que  se retiraba de la escena a pesar de las múltiples ofertas que le llegaban  de Europa y de América para enseñar danza.  Su  brillo reside en la originalidad de su baile, sus giros y variados movimientos con los brazos y la danza con velo, que hasta entonces no se había usado, inspiraron a las siguientes generaciones de bailarinas. Murió el 1 de diciembre de 1994 en El Cairo.

Crímenes de honor

septiembre 20, 2008

Un crímen de honor es el asesinato de una mujer por parte de miembros de su familia o miembros de la comunidad que se consideran deshonrados por la víctima. Entre los principales móviles se encuentran el rechazo de un matrimonio concertado, haber sido víctima de una agresión sexual, buscar el divorcio, o cometer adulterio.

Hoy en día, los crímenes de honor se encuentran principalmente difundidos en el seno de las poblaciones musulmanas, la práctica está concentrada en países como Arabia Saudita, Turquía, Egipto, India, Bangladesh, Pakistán y Jordania; pero se da también en países americanos como Brasil o Ecuador.

La noción de honor en la sociedad árabe tradicional se desarrolla de dos modos diferentes. El sharaf designa  tanto el honor de la unidad social, la tribu y la familia, como el de los individuos, y está sujeto a fluctuación positiva o negativa. El fracaso de un individuo en seguir lo que se define como conducta moral adecuada debilita el estatus social de la familia o de la unidad tribal. El sharaf de la familia puede ser realzado por comportamientos modélicos tales como la hospitalidad, la generosidad, el valor en el combate, etc.

Ird solamente designa el honor de las mujeres, y su valor solamente puede degradarse. Un comportamiento moral ejemplar no puede reforzar el Ird de una mujer, pero la conducta contraria puede acarrear daños irreparables. El Ird prevalece sobre el sharaf,  el honor de la familia puede verse gravemente afectado. En consecuencia, la violación del honor de una mujer requiere una acción drástica que puede terminar con su muerte.

Los comportamientos que violan el honor no están codificados de manera precisa. Si una mujer  establece con un hombre cualquier tipo de contacto, por insignificante que sea,  podría ser interpretado como íntimo. Respecto a la violación, la sociedad considera a la mujer violada no como una víctima a quien proteger sino como alguien que degrada el honor familiar, y para borrar la vergüenza es necesario quitarle la vida. Si esto no se hiciera, el deshonor familiar se vería incrementado.

El asesinato no es el único remedio contra la violación, otra alternativa es el matrimonio. El marido debe ser aquel que la ha violado, aunque también se pueda  casar con otro hombre. Si el violador es el hermano y el matrimonio es imposible, la familia puede buscar a otro hombre para casarlo con la víctima. Este recurso goza de la aprobación legal del estado, las diligencias penales se interrumpen pero el violador se expone a verse de nuevo procesado si se divorcia de su mujer “sin razones legítimas”, en los cinco años siguientes .

Las leyes jordanas sobre “crímenes de honor” establecen que: “el que descubre a su esposa o a una de sus familiares cometiendo adulterio y la mata o hiere, queda exento de toda pena”. Otro párrafo establece; “el que descubre a su esposa o a alguna de sus familiares en una situación adúltera y mata o hiere a una de las dos personas o a las dos, gozará de una reducción de la pena”.

En el artículo 98 se establece que “el que comete un crimen de desenfreno de ira por haber cometido la víctima un acto incorrecto o peligroso gozará de una reducción de la pena”. Si una mujer encuentra a su marido con otra mujer y mata a su marido no disfrutará de reducción alguna de la pena y pasaría por lo menos tres años en prisión.

Se comenten cientos de asesinatos al año con la excusa de que son crímenes de honor y los gobiernos no parecen muy dispuestos a buscar una solución. Aunque parece ser que las autoridades islámicas en Jordania y Egipto han mostrado recientemente su oposición a esta ley, afirmando que una actuación de este tipo no se halla prescrita en el Corán, por lo que piden su abolición.

Fuentes: Wikipedia, Gloobal y un artículo de Yotam Feldner