Posts Tagged ‘españa’

Lucía Sánchez Saornil

septiembre 26, 2010

Poeta ultraísta que publicó sus primeros poemas en la revista Los Quijotes, en la que firmaba con el seudónimo Luciano de San-Saor. A partir de entonces publicó en las revistas más importantes de la época como Cervantes o Tablero, entre otras. Fue una activista anarquista de la CNT que al terminar la guerra civil fuel exiliada a Francia, a su regreso su poesía tomo un rumbo menos comprometido.

Nocturno de cristal

Los cisnes

cobijan la luna bajo sus alas.

¿Quién ha sembrado el fondo negro

de anzuelos de oro?

Las hojas de los árboles

sobre el estanque sueñan

con un viaje a ultramar.

Me ha tentado el suicidio

y al mirarme en el espejo

me ha espantado mi doble

ahogándose en el fondo

La mujer y Picasso

enero 24, 2010

Concha Méndez

abril 15, 2009

concha-mendez

Quisiera tener varias sonrisas de recambio

y un vasto repertorio de modos de expresarme.

O bien con la palabra, o bien con la manera,

buscar el hábil gesto que pudiera escudarme…

Y al igual que en el gesto buscar en la mentira

diferentes disfraces, bien vestir el engaño;

y poder, sin conciencia, ir haciendo a las gentes,

con sutil maniobra, la caricia del daño.

Yo quisiera ¡y no puedo! ser como son los otros,

los que pueblan el mundo y se llaman humanos:

siempre el beso en el labio, ocultando los hechos

y al final… el lavarse tan tranquilo las manos.

La reina Goswintha

enero 4, 2009

visigodo

Nació en Toledo en el 530 en el seno de una familia noble. Se cree que su formación fue romana por sus grandes dotes de oratoria y políticas.

Se casó con Atanagildo un magnate godo, parece ser que desde ese momento en la mente de  Goswintha había un propósito, que su marido llegara al trono. Con el asesisano del rey Teudiselo, Atanagildo reivindicó el trono al que finalmente subió Agila. Goswinta estuvo a la sombra de estas conspiraciones urdiendo planes para conseguir sus propósitos. Tres años más tarde Atanagildo se reveló contra Agila provocando una guerra civil. Goswintha ejerció la diplomacia desde Sevilla durante los tres largos años que duró la guerra.

Atanagildo asentó la corte en Toledo. Durante su reinado murió su hija llamada también Goswintha y en el año 567 moría Atanagildo. Los bandos rivales godos se disputaban de nuevo el reinado y Goswintha intentaba negociar con todos.  Tras cinco meses de duras batallas Liuva rey de Septimania ganó y cedió el poder a su hermano Leovigildo que para asentarse en el poder necesitaba una poderosa alianza con Toledo. Lo solucionó casándose con Goswintha que seguía manteniéndose como reina de los visigodos.

Goswintha se dedicaba a la diplomacia y mientras tanto misteriosamente Liuva murió, Leovigildo se proclamaba el único gobernante. La corte toledana pasó a dirigir la totalidad del reino visigodo. Pero nuevos problemas se avecinaban, los visigodos empezaban adoptar la cultura y la religión romana, todo un signo de modernidad en la época y Goswintha y los suyos,  de religión arriana, veían peligrar sus privilegios y condición social.

Hermenegildo hijo de Leovigildo se casó con la nieta de Goswintha, católica. La conversión al catolicismo de Hermenegildo le hizo revelarse contra su padre y nombrarse rey de los territodios del mediodía. Se iniciaba una guerra que duró cinco años y en la que se impuso Leovigildo.

Pero el bando católico iba ganando terreno y Goswintha volvía a quedarse viuda, Leovigildo moría en la batalla. Su hijastro Recaredo iba a ser el nuevo rey, pero mostraba ideales católicos y suponía un peligro para sus intereses así que le obligó a reconocerla como madre, dotándola de poder para dirigir determinados aspectos políticos del reino.

Recaredo y la cúpula política se convirtieron al catolicismo. Goswintha empezó a planear todo tipo de conspiraciones pero el bando arriano había perdido fuerza e influencia. Siendo anciana urdió un malévolo plan, junto con el poderoso obispo arriano Uldida, para acabar con su hijastro. Uno de sus partidarios la traicionó y desciubrió la conjura. Nada más se supo de ella.