Posts Tagged ‘China’

Yang Li Hua

enero 31, 2009

Nació en Shangai el 17 de julio de 1924. Se convirtió en actriz,  una de las más populares del género ko-tsai hsi que podríamos traducir como “ópera de pequeño formato”, se trata de la ópera actual de Taiwan. Lo curioso es que se utiliza un sistema fonético anterior al nuestro decantándose por la trancripción getsai.

Es famosa especialmente por sus interpretaciones de estilos cruzados de xiaosheng tanto civiles como militares. Además de actuar, tiene su propia compañía cinematográfica, la Lihua, que lleva su nombre , y es una de las figuras fundamentales para la formación de jóvenes actores con vistas a apoyar las tradiciones de la ópera de Taiwan .

Pies de loto

noviembre 11, 2008

zc1

Según una leyenda china del siglo X, el emperador Li Yu ordenó a su concubina favorita vendarse los pies con cintas de seda y bailar sobre una plataforma que tenía esculpida una flor de loto. Lo cierto es que las bailarinas de palacio empezaron a vendar sus pies en el siglo X con el objetivo de realzar la gracia de sus movimientos. De la corte se extendió a las clases altas y en el siglo XVI se popularizó por todo el territorio chino y en todas las clases sociales como respuesta al intento de la Dinastía Manchú de prohibirlo. Con el paso del tiempo, el significado se volvió absolutamente opuesto, de realzar la gracia de los movimientos a restringirlos.

En cierto modo se acentuó el significado sensual del pie de loto. Para que fueran considerados objeto de deseo debían medir siete centímetros y ser delgados, puntiagudos, arqueados, perfumados y simétricos. Debía ser la madre quien iniciara el ritual cuando la hija contara solamente cinco o seis años, siempre y cuando pudieran permitirse tener una hija sin trabajar fuera de casa.

La primera etapa es el shi chan. Después de consultar a los astros se revelaba el momento de la iniciación y despues de ofrecer pasteles de arroz a los dioses para que les garantizaran unos pies suaves, madre e hija se encerraban en la habitación para cortarle la uñas a la niña y vendarle los pies. Los vendajes, después de que fueran apretados, se cosían. Sobre el pie se pondría un par de zapatos puntiagudos, dando fin a la primera etapa. Cada dos semanas se cambiaban los zapatos por otros más pequeños para evitar el crecimiento del pie. Desde ese día y durante dos años la niña sentirá un dolor insoportable, hasta que el nervio muera. Con los pies vendados las niñas podrán caminar pero podrán hacerlo con pasitos minúsculos y no conseguirán alejarse mucho de su casa.

La segunda etapa se llama shi jin, y se extendía durante más de medio año. El objetivo en esta etapa sería conseguir un pie más fino y estrecho. Durante este tiempo el pie iba a doler i a supurar. Cada tres días, se retiraban las vendas, se desinfectaban los pies y se vendaban cada vez más fuerte, para formar la curva deseada. La parte más complicada era aprender a caminar sobre el tacón porque era muy doloroso.

La tercera etapa consiste en plegar el talón sobre la planta. Esta etapa se llama jin chan. Durante esta etapa, los músculos se contraen, la carne se pudre. Los dedos que en etapas previas se han doblado sobre la planta están ahora prácticamente muertos. Especialmente los dedos del pie que se doblaban debajo de la planta, en particular el dedo meñique, podría desprenderse del pie.

La última etapa es el guo wan en la que con un bambú tensado se pretende aumentar el arco del pié, doblar aún más el pie para formar un arco agradable. Este proceso llevaría cerca de seis meses.

Aun hoy persiste en Beijiao, una aislada villa costera de la provincia de Fujian, es el último pueblo de mujeres con pies vendados en toda China.

“Mujeres de solaz”

octubre 8, 2008

También he visto que las llaman “lanfu” en algunas páginas web.

Durante la segunda guerra mundial hacia 1930 el gobierno japonés obligó a servir como esclavas del ejército a miles de mujeres chinas, se calcula que a unas 200.000 mujeres (algunas contaban solamente 12 años). Se le llamó “esclavitud sexual militar”. Las mujeres eran secuestradas, golpedas y obligadas a prestar servicios sexuales a los militares. El gobierno japonés se niega a reconocer oficialmente su responsabilidad a lo que se considera uno de los mayores casos de trata de seres humanos del siglo XX. Sin embargo, existen las suficientes pruebas para inculparle.

Algunas de estas mujeres, aun luchan hoy para que se haga justicia. Las supervivientes son ya ancianas, muchas murieron sin recibir justicia, ni siquiera una disculpa. Aministía Internacional solicita que se mande un correo electrónico a Antonio V. Cuenco, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores para pedirle respaldo en favor de una resolución de justicia.

Nü “Shu”

septiembre 27, 2008

Nü shu significa literalmente escritura de mujer.

En el siglo III en China, la única educación de la mujer era prepararse para un  matrimonio concertado, la familia a cambio recibía una dote. Se le enseñaba a hacer las tareas del hogar y bordaban y cosían el ajuar  en las habitaciones de mujeres. Siempre estaban encerradas o en su casa, o en casa de los suegros sin hablar con nadie. Si después de casadas no daban a luz un hijo varón eran substituidas en sus alcobas por una concubina. A los cuatro o cinco años les vendaban los pies, pero esa es otra historia.

Como consecuencia de todo esto, y la prohibición para expresarse surgió el “nü shu”, el código secreto de las mujeres chinas, un lenguaje que tan sólo las mujeres eran capaces de entender. Este lenguaje tenía entre unas 1.500 y 2.000 palabras y lo bordaban en las labores del ajuar. También lo utilizaban para comunicarse con su familia después de casadas.

Las cartas del tercer día, eran cuadernos bordados en tela por las “hermanas de juramento” de la novia, la madre, las hermanas, las tías y las primas. En estas cartas se explicaba, en forma de canciones, las buenas virtudes de la novia, se expresaban deseos de felicidad, se daban consejos para ser una buena esposa. Al tercer día de la boda, se leían en casa de los suegros de la novia sólo en presencia de las mujeres de la familia política para que conocieran los talentos de la novia.

Yang Huanyi, de 98 años, fue la última persona en el mundo en hablar la lengua nushu, moría en 2004 llevándose con ella a la tumba un lenguaje milenario. No obstante, existe un lugar len la región de JianYong, en Puwei, lamado el Jardín de Nü Shu, que posee aulas educativas para los estudiosos de esta lengua.

Fuente: revista Esfinge

Cuju

septiembre 21, 2008

Traducido del chino significa literalmente patear la pelota. El Cuju es un antiguo deporte originario de China que podemos considerar el padre del fútbol actual, pero lo que nos interesa en este caso es que ya las mujeres chinas lo practicaron hace más de 2000 años. Se han encontrado vestigios de figuras femeninas en los ladrillos decorativos de la dinastía Han, en los que se aprecian sus habilidades de juego.

Aunque nació en China también se jugó en Corea,  en Japón y en Vietnam. Algunos historiadores aseguran  que el Emperador Amarillo lo ideó con fines militares, en cualquier caso una rama del cuju se utilizó como base del entrenamiento militar.

Durante la dinastía Han (año 206 a.C) el cuju tomó popularidad entre las clases más altas, el juego se normalizó y se establecieron normas. Los partidos se realizaban a menudo dentro del palacio imperial y se constituyó un tribunal llamado ju, en cada extremo del campo se ponían los seis jueces en forma de media luna.

El cuju que jugaban las mujeres era distinto del masculino, consistía en que ambos equipos tenían que meter goles en una sola meta. A veces la meta estaba en el aire. En el centro de la cancha se ponían dos palos de diez metros de altura, entre los cuales se extendía una red grande con un hoyo de un metro de diámetro en el centro. Los dos equipos atacaban la meta y el equipo que chutaba la pelota y la metía por el hoyo obtenía un gol.

En el siglo XVII el cuju entró en decadencia, dejando paso a otros deportes como la lucha mogol.

Fuentes: Chinatoday, Wikipedia