Archive for 28 enero 2010

Enheduanna

enero 28, 2010

Enheduanna fue de una de las poetisas más tempranas del mundo. Nació en Ur cuando hacia apenas 300 años que se había desarrollado la escritura en Sumer en el actual sudeste de Irak hacia el año 2.354 antes de Cristo.

Vivió en Babilonia, su padre era Sargón, el creador de la dinastía sargoniana de la época. Enheduanna era la sacerdotisa de la diosa luna de Babilonia,  la comunidad se dedicaba a actividades como la panadería, carnicería y elaboración de cerveza y Enheduanna dirigía la actividad agrícola  y la pesca local.

Reina de todos los poderes concedidos

Desvelada cual clara luz

Mujer infalible vestida de brillo

cielo y tierra son tu abrigo

Eres la elegida y santificada, Oh tú

Grandiosa por tus galas

Te coronas con tu bondad amada

Suma sacerdotisa, eres justa

Tus manos se aferran a los siete poderes fijos

Mi reina, la de las fuerzas fundamentales

Guardiana de los orígenes cósmicos esenciales

Tu exaltas los elementos

Átalos a tus manos

Reúne en tí los poderes

Aprisiónalos en tu pecho

Escupes cual depravado dragón

Con tu veneno llenas la tierra

Aullas como el dios de la tormenta

Cual semilla languideces en el suelo

Eres río henchido que se precipita bajo la montaña

Eres Inanna

Suprema en el cielo y la tierra.

Sin embargo, sus funciones como Alta sacerdotisa fueron más importantes que su poesía,  fue la primera teóloga del mundo. En Sumeria y Babilonia los sacerdotes y sacerdotisas de las ciudades fueron los encargados de crear y controlar las disciplinas de astronomía y matemáticas y Enheduanna fue la principal dignidad en ambas disciplinas.

Con otros sacerdotes creó varios observatorios para ver la luna y las estrellas, en el interior de los templos religiosos y representaron mapas de los movimientos de algunos cuerpos celestes. También ayudó a crear uno de los primeros calendarios religiosos que hoy en día se utilizan para calcular las Pascuas cristianas y hebreas, y otros eventos religiosos.




La mujer y Picasso

enero 24, 2010

Las hermanas Trung

enero 21, 2010

En el 3 a.C una gran cantidad de mandarines chinos invadieron Vietnam, y convirtieron en explotaciones agrícolas de su propiedad las tierras que anteriormente habían pertenecido a los vietnamitas y monopolizaron la producción de sal y hierro. Además de expropiarles sus territorios, los chinos exigieron al pueblo de Viet el pago de altos tributos y la asimilación forzosa de su cultura.
Los vietnamitas nunca dejaron de defenderse, dirigidos por la aristocracia de Vietnam, las escaramuzas entre las autoridades chinas y los vietnamitas se producían principalmente en las provincias exteriores. Uno de estos levantamientos, en el año 39 d.C fue dirigido por dos mujeres, Trung Trac y Trung Nhi, las hermanas Trung.
En el 36 d.C, Su Ting es nombrado gobernador de Giao Chi Quang, fue especialmente deshonesto y codicioso. Se convirtió en un gobernante opresor que además de los impuestos que ya gravaban la sal y los productos de artesanía, marcó un impuesto sobre la pesca oprimiendo a la población vietnamita que se sintió altamente ofendida por el colonialista opresor.
El Prefecto de Me Linh aunque trabajaba para el gobernador, seguía siendo un patriota viednamita, que se ganó el amor y la confianza de la población. Su esposa, también comprometida con el pueblo educó a sus hijas fomentando su compasión por el pueblo, que viendo el trato cruel al que eran sometidos los ciudadanos alimentaron un profundo odio hacia los chinos. Las jóvenes aprendieron el arte de la guerra, las armas y las habilidades de combate.
Chu Dien era una provincia grande, poblada y rica, el jefe militar que era un hombre caballeroso e indomable pretendía junto a su hijo Thi Sach alzarse contra los chinos. Los dos jefes militares de Chu Dien y Me Linh eran amigos íntimos, a menudo hablaban sobre las crueldades y de las miserias que sufría la gente de Viet. Conspiraron para luchar contra los chinos, jurando expulsar a los agresores de Vietnam del Sur. Thi Sach, asistía con frecuencia a reuniones de planificación militar en Me Linh, allí se reunían los principales dirigentes de la ciudad y de otras cercanas. En estas reuniones de corte patriótico invitaba a hombres y a mujeres jóvenes a unirse a la insurrección contra los chinos. Durante una de las visitas que hizo junto a su padre al jefe militar de Me Linh, se reunió con las hermanas Trung Thi Sach y se hizo amigo de una de ellas. Con el tiempo el sentimiento entre ellos se convirtió en un interés romántico que dio lugar a un matrimonio, la pareja reunió dos familias militares abriendo la esperanza de los aldeanos, del camino de una posible independencia.
El Hans cada vez era más despiadado, y Thi Sach y su esposa Trung Trac protestaban contra sus prácticas. Enfurecido Su Ting ordenó la ejecución de Thi Sach como advertencia a otros rebeldes vietnamitas, sin embargo consiguió el efecto contrario, provocando la ira del pueblo vietnamita. La población local y los líderes militares en conjunto declararon la guerra a Hans.
Trung Trac arrinconó el traje tradicional de duelo que vestían las viudas y acudió a todas las galas militares. En el estuario de Hat se puso al frente de 30.000 soldados y prometió vengar a su pueblo y a su esposo con estas palabras:
“Ante todo, voy a vengar a mi país,
En segundo lugar, voy a restaurar el linaje Hung,
En tercer lugar, voy a vengar la muerte de mi marido,
Por último, os juro estos objetivos serán logrados”
Su hermana Trung Nhi, reunió las tropas para luchar contra los chinos. Pocos meses después, las hermanas Trung armadas con la suficiente capacidad militar y la pasión necesaria para conquistar la independencia había recuperado el control de 65 ciudadelas. Mantuvieron el poder militar chino fuera de Viet Nam durante dos años período en el que las dos hermanas reinaron en el país. La corta vida de la liberación recibió un amplio apoyo por parte de la nobleza y de los campesinos pero en el 43 dC, los chinos habían juntado grandes batallones de soldados a fin de tomar represalias contra las reinas de Vietnam reocupando el territorio. Cuando las hermanas vieron llegar las tropas chinas prefirieron suicidarse en el río Hat antes que rendirse ante su vencedor.
Phung Thi Chinh, una noble embarazada de la provincia de Son Tay, fue la encargada de proteger el flanco del centro de Vietnam. Llevó sus tropas contra el indomable general chino, Ma Yuan. Su hijo nació en el frente de batalla mientras luchaba para abrir una vía de escape en las filas del enemigo. Cuando descubrió que las hermanas Trung se habían suicidado terminó con su vida y con la de su bebé.
Estas violentas rebeliones fueron a menudo dirigidas por mujeres guerreras. A lo largo de la historia, las mujeres vietnamitas han sido partícipes de los asuntos militares y políticos. Durante siglos, el pueblo vietnamita ha glorificado a las hermanas Trung a través de la literatura y los monumentos. Hay muchas leyendas heroicas acerca de las hermanas Trung que inspiraron al pueblo vietnamita durante siglos en su resistencia a la dominación extranjera.
Existen numerosas pagodas construidas en memoria de las hermanas Trung y su legado. Las más famosas están en Hanoi, y los mon Hat en la provincia de Son Tay. Los vietnamitas celebran en su honor el día de Hai Ba Trung en marzo. Los soldados en las batallas llevan fotos de las hermanas como fuente de inspiración.

Fuente: http://www.viettouch.com/

La violación de las Sabinas

enero 18, 2010

Cuenta la leyenda que los primeros romanos raptaron a mujeres de familias vecinas para poder establecer una nueva población, y así lo relataron Tito Livio y Plutarco y lo dibujaron en sus lienzos Rubens y Poussin, ambos del Renacimiento. También Picasso recreó en 1962 “La violación de las Sabinas” cuadro que actualmente se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Boston.
Según la leyenda romana Rómulo y Remo fundarían una ciudad, pero una pelea entre hermanos por el lugar exacto en el que debían establecerla terminó con la vida de Remo en manos de Rómulo que arrepentido le puso su nombre a la ciudad de Roma. En Roma habitaban hombres fuertes y valientes, pero en cambio si había mujeres eran pocas para garantizar la continuidad de las generaciones.
Rómulo solicitó a los pueblos vecinos los derechos a contraer matrimonio, pero no estaban dispuestos a compartir sus mujeres. Ocultando su consternación envió a sus mensajeros para que invitaran a sus vecinos a una celebración en honor a Neptuno en la que se iban a realizan unos grandes juegos ecuestres. Entusiasmados ante la perspectiva de una fiesta de este tipo y la curiosidad de echar un vistazo a la nueva ciudad, los pueblos de los alrededores acudieron a Roma. Los habitantes de la Sabinia que acudieron a la celebración acompañados con sus esposas y sus hijos, fueron los más numerosos.
A todos ellos les fascinó la grandeza de Roma, por eso cuando comenzaron los juegos y todos estaban distraídos, se dio la señal y los hombres romanos corrieron tras las muchachas, la mayoría mujeres de la Sabinia, se las llevaban en todas direcciones hacia sus hogares. Sorprendidos los visitantes huyeron, dejando a sus mujeres a merced de los romanos.
Tras la captura de las sabinas Rómulo trató de ganarse el afecto del pueblo vecino aliviando su consternación, prometiéndoles la honorabilidad del matrimonio, y asegurándoles que compartirían sus bienes y les ofrecerían derechos civiles para que se convirtieran en madres de hombres libres. Aseguró a las mujeres que en los maridos romanos encontrarían más afecto que en otros hombres de otros lugares.
Hubo una guerra, en un bando los maridos de las Sabinas y en el otro sus padres, y ante esta perspectiva ellas no estaban dispuestas a permitir la permanencia de la guerra, pronto intervinieron: “No importa quien sea el vencedor, quedaremos viudas o huérfanas”. La batalla se detuvo los pueblos convivieron en paz.
Para que los romanos no olvidaran de dónde procedían sus madres se inició una tradición, los maridos llevarán a sus novias al umbral de su nuevo hogar del mismo modo que los primeros romanos habían llevado a las primeras Sabinas. Esta tradición ha sobrevivido durante más de 2700 años y todavía se conserva en muchos lugares del mundo, en algunas culturas latinas aun se mantiene la tradición de traspasar el umbral de la nueva casa con la esposa en brazos, cuando una pareja acaba de casarse.
**Violación en la antigüedad romana que se refiere al acto de secuestro y violación no sexual, sin embargo, era un delito capital. La Violación de las sabinas sólo fue glorificado por los romanos, porque era un acto necesario para la supervivencia y no el placer personal.