Mata-Hari

Margaretha Geertruida Zelle nació en Holanda en 1876. Hija de un sombrerero al que llamaban “el Barón”, por sus delirios de grandeza, y que tras divorciarse acostumbró a Margaretha a los regalos y caprichos.

Se convirtió en una mujer atractiva con rasgos orientales y a los 19 años se casa con un capitán del ejército colonial. Tras el nacimiento de su primer hijo se van a vivir a Indonesia en 1897. El matrimonio no funciona, él es alcoholico y maltratador y ella una malgastadora y ambos tienen tantos amantes cuanto desean. La pareja se rompe cuando muere su hijo, por motivos aun desconocidos aunque se dice que posiblemente envenenado por un criado indígena que quería vengarse del capitán.

Margaretha, sin oficio pero con una gran belleza, se inventa un pasado y se presenta como hija de un rajá, bailarina de danzas sagradas nacida en la India. No era buena bailarina y la fama le llega en París  gacias a un espectáculo en el que lo que importa es la sensualidad y el desnudo, más que la calidad de la danza.

Los poderosos se la disputan. Dada su facilidad para entrar en ambientes diplomáticos, ya en la primera guerra mundial trabaja para los Alemanes. No tenía ninguna preparación como espía, pensaba que la intuición era suficiente. Se enamoró en París del capitán ruso Vladimir Maslov, y para permanecer a su lado se presentó en el Deuxième Bureau, el servicio de contraespionage francés ofreciendo sus servicios.  Tras la imprudencia se convierte en espia a dos bandos y en un juguete para ambos: los franceses creen que es una espía alemana y los alemanes piensan que los franceses la han descubierto.

Los franceses la mandan a Bélgica, invadida por Alemania, el camino discurre por España y Gran Bretaña pero los británicos no se fían de ella y la quieren hacer volver a Francia. Los franceses la mandan de regreso a España, y en diciembre de 1916 se instala en el hotel Ritz de Madrid esperando instrucciones. Allí se encuentra a un antiguo amigo, al catalán Emili Junoy que ignora sus trejemanejes y ve en ella a una mujer preocupada y sola. El catalán la invita a instalarse en Barcelona, le habla de alquilar una torre en el Tibidabo, pero ella no ha olvidado a Maslov, del que Junoy ignora la relación. Mata-Hari le dice que lo sabrá tras leer un telegrama que está esperando.

Maslov le pide en el telegrama que vuelva, ella no sabe que está obodeciendo órdenes de la Deuxième Bureau,  los franceses han encontrado pruebas de que es una espia alemana. Al llegar a París es arrestada, juzgada y condenada a muerte.

Junoy intenta ayudarla, siempre defendió que no era una espía. Manda este telegrama a Clemenceau: “En nombre de la memoria de nuestro amigo Salmerón, que deja la presidencia de la República antes de firmar una sentencia de muerte, le solicito que indulte a Mata-Hari, mujer y artista sublime”. La respuesta fue fulminante: “Un amigo de Salmerón no debe solicitar la vida de una traidora francesa”.

El 15 de octubre de 1917 es ejecutada en Vincennes, cerca de París, aun reconociendo la poca trascendencia de sus delitos. Nadie reclama su cadaver. Ante el tribunal que la condenó afirmó: “Amo a los militares. Prefiero ser la amante de un oficial pobre que de un banquero rico”

Fuente: Sàpiens núm. 45 de Jordi Mata

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: