Archive for 31 agosto 2008

Teoría de la relatividad o Mileva Maric

agosto 31, 2008

En 1895 en Yugoslavia, en la actual Serbia, nació Mitza, así es como la llamaban sus padres,  que desde bien niña mostró un especial interes por las matemáticas y los idiomas, la pintura y la música.

Su familia siempre la apoyó y se ocuparon de facilitarle una buena educación. En el colegio había obtenido las mejores notas en física y en matemáticas y decidió iniciar estudios de medicina pero pronto marchó al prestigioso Instituto Politécnico Federal de Zurich, donde era la única mujer que estudiaba matemáticas. En este mismo instituto estudiaba Einstein, se conocieron y durante el semestre que Mileva pasó en Heildelberg  tiempo durante el que se intercambiaron varias cartas.

Einstein la apremió para que regresara, y al poco tiempo el tono formal con el que se trataban había desaparecido, él la llamaba Dollie y ella le llamaba a él Johnny. Pero la familia de Einstein no estaba de acuerdo con esta relación, ella cojeaba por una luxación congénita de cadera, era taciturna, algunos años mayor que él y lo que menos les gustaba es que era inteligente.  Según la madre de Albert era un libro igual que él, nunca aceptó esta relación, decía que Einstein debía casarse con “una mujer”.

En 1900 Einstein se graduó con un 5, pero Mileva no consiguió la nota mínima. Maric intenta examinarse de nuevo, sin embargo descubre que está embarazada y no se presenta a los exámenes y  desde ese momento ella pone todas sus esperanzas en Einstein. Espera que le ponga el nombre a su hija y que la ayude en sus inquietudes científicas. Pero Einstein que trabajaba como profesor mal pagado, empezó a inventarse excusas para evitar ver a Mileva que a finales de enero da a luz a una niña que darán en adopción para evitar la vergüenza de una hija ilegítima. Se casaron en Berna en el 2003 cuando él tenía 24 años y ella 28.

Einstein trabajaba en la oficina de patentes y dedicaba el tiempo libre al estudio de la física. Un par de años más tarde se otorgaba el premio nobel a la familia Curie, y ello inundó de gran amargura a a Mavic, al recordar que no había terminado sus estudios de física.

En 1905 tuvieron un hijo, Hans Albert y ese mismo año Einstein publicó los cuatro artículos científicos que han supuesto un importante avance para la ciencia, entre ellos la teoría de la relatividad. Mileva le decía a un amigo serbio: “hemos terminado unos trabajos que van a dar a mi marido fama mundial”.

En 1909 Albert renuncia a un puesto en la universidad de Berna y deja su trabajo en la oficina de patentes y empiza a trabajar como profesor en Zurich. Se cartea con una antigua novia. Su segundo hijo nace en 1910.  En 1911 se traslada a Praga solo, para una serbia las tensiones entre alemanes y checos resultaban dolorosas. Al año siguiente vuelve a Zurich y Mileva intenta reparar su matrimonio pero para entonces él ya tenía un nuevo colaborador en matemáticas, Marcel Grossman y una nueva amante, Elsa. Mileva mantuvo largo tiempo la esperanza pero finalmente le pide el divorcio en 1916, se hace  efectivo al finalizar la guerra. En 1919 Einstein pudo demostrar su teoría de la relativadad con la observación de un eclipse solar, pero nunca más produjo un trabajo como el de 1905.

En 1921 Albert ganó el Premio Nobel pero estaba de viaje y no lo recibió hasta 1923 del que le entregó el premio efectivo a Mileva.

En 1940 Mileva se derrumbó tras uno de los episodios violentos de su hijo Eduard que padecía esquizofrenia y que  muríó tres meses después de ser ingresado en un hospital mental. Hacia los 45 años Mavic había sobrevivido a la pérdida de sus hijos, de su esposo y de sus sueños profesionales. Tenía dinero por el acuerdo de divorcio y ganaba algo más dando clases de matemáticas y de música. La llamaron porque sus padres estaban mayores y su hermana padecía  una enfermedad mental y no podía hacerse cargo de ellos.

Einstein murió en 1955 y Mileva Mavic quedó olvidada hasta que Schulman que había oído hablar de unas cartas de amor localizó unas 400 que había guardado la madrastra de Einstein. El público general se enteró en 1992 cuando la prensa impresa publicó las cartas.

Anuncios

Corsarias

agosto 28, 2008

En la historia también hubo mujeres piratas. Jeanne Clisson se hizo corsaria para vengar la muerte de su marido, Mary Read y Anne Bonny fueron condenadas aunque se defendieron hasta la muerte, Cheng I Sao lideró una confederación de piratas asiáticos y Sida al-Hurra fue pirata en Tetuan en la época de mayor explendor.

JEANNE DE CLISSON

Casada con un conde bretón y madre de dos hijos su vida transcurría cómodamente hasta que Felipe VI acusó a su marido de alta traición y lo mandó decapitar. No esperó a que sus hijos crecieran para consumar la venganza, se acercó a Eduardo III, deseoso de apoyar a quien pretendiera perjudicar al rey francés (en plena guerra de los Cien años), que le dió tres barcos y tres patentes de corsario.

Pronto se ganó el sobrenombre de la Leona Sanguinaria y se convirtió en la pesadilla de Felipe VI. Sus abordajes eran legendarios, los testigos explican que sus naves eran negras, las velas del color de la sangre y que la viuda no tenía piedad. El rey ordeno su búsqueda, y la lucha entre militares y corsarios duró horas hasta que los corsarios se rindieron.

Clisson escapó en una pequeña embarcación con sus dos hijos, durante días navegó a la deriva sin agua ni alimentos. El niño más pequeño murió y el mayor con el tiempo acabaría convirtiéndose en aliado de los asesinos de su padre.

SIDA AL-HURRA

Nació en 1495 en un pueblo del Rif. Con su primer marido Ali abou-I-Hasan aprendió a planificar el asalto a una nave y a negociar. Sus habilidades la convirtieron rápidamente en gobernadora de Tetuan y la jefa de los piratas del Mediterraneo occidental. Demostró que era una buena estratega cuando llegó a un acuerdo con el temido Barba-rubia al que le arrancó el compromiso de respetar su zona: las costas españolas y africanas del estrecho de Gibraltar.

Consiguió casarse con el rey de Marruecos y lo presuadió para que aceptara hacerlo fuera de la ciudad, en Tetuan. Sin embargo a ella le costaba mucho obedecer. Nunca hizo caso de las instrucciones que le dió su marido respecto a tener cuidado con las relaciones que mantenían con los portugueses de Ceuta, no pudo evitar atacar las naves portuguesas que realizaban el trayecto Lisboa – Ceuta. El gobernador portugués capturó las naves corsarias y aunque se esforzó para que su marido no se enterara de la crisis que había provocado no le quedó más remedio que refugiarse en su ciudad natal y dedicarse a la vida religiosa. Eso sí, había conseguido crear uno de los estados corsarios más poderosos.

MARY READ Y ANNE BONNY

Contemporáneas de Barbanegra terminaron sus aventuras en 1720 cuando los ingleses capturaron su nave. Las condenaron a muerte pero se salvaron de la ejecución porque las dos estaban embarazadas, Red murió de enfermedad y Bonny conseguía una prórroga detrás de otra gracias a la influencia de su padre.

Los testigos dijeron que se resistieron a la captura con un machete en la mano. Dorothy Thomas dijo que: “llevaban chaquetas masculinas y pantalones largos, pañueños atados al cuello, y un machete, y una pistola en las manos”, pero que sospechó que no eran hombres por “la excesiva amplitud de los pechos”.

A Mary Read su madre la disfrazaba de chico para hacerla pasar por un hijo muerto, así podía obtener dinero de su suegra que jamás descubrió el engaño. A los 13 años se puso a trabajar de chico de los recados de una aristócrata pero aquella vida la aburría, así que se disfrazó y se alistó como cadete de infantería para luchar contra el francés Luis XIV, pero tampooco le gustó y se pasó a la caballería, donde conoció a su primer marido a quien desveló su verdadero sexo. Dejó la armada para abrir una taberna, Las tres herraduras. Cuando murió su maridó se alistó en el ejército holandés, pero el aburrimiento la condujo rumbo a América y el barco en el que viajaba fue asaltado por un barco pirata. Se encontraba ante la disyuntiva de morir o de unirse a los piratas.

Anne Bonny también era hija ilegítima pero su padre dejó a su mujer para marchar con la madre de Anne a las colonias. Anne se enamoró de un marinero y se casó sin pedir permiso a su padre que no la perdonó y la echó de casa. Con su marido abrió una taberna, La nueva providencia, pero Anne se enamoró de un cliente, Rackham y lo acompañó en sus aventuras marítimas. En su barco conoció a  Read e hicieron una gran amistad no sin los celos de Rackham que le consideraba un hombre y que respiró aliviado cuando Read se enamoró de un marinero capturado a quien suplantó en un duelo.

CHENG I SAO

Los padres de Cheng I Sao la vendieron a un proxeneta cuando tenía 5 años. En 1801 se casó con un corsario descendiente de una de las dinastías de piratas más célebres del mar de la China. Cuando su marido murió, asumió el mando de los seis escuadrones que componían la flota pirata. La viuda exigía una completa disciplina a la tripulación, incluso redactó una legislación en la que decretaba que si un pirata intentaba establecerse por su cuenta se le perforarían las orejas, si reincidía, el castigo sería la muerte.

Era buena estratega y en un enfrentamiento entre sus barcos y los del Gobierno del Imperio ordenó que solamente una parte de la flota les hiciera frente, el resto atacaría por la retaguardia cuando estuvieran en plena batallla. Ante la imposibilidad de derrotar la poderosa flota pirata, el Imperio Chino decidió desarticularla convenciendo al jefe de la escuadra negra para que desertase y entregase 8000 hombres, 160 barcos, 500 cañones y 5.600 armas y a cambio el gobierno le daba dos pueblos y un lucrativo cargo gubernamental.

La pirata viuda negoció un armisticio y los piratas se convirtieron en marineros. Murió en 1844.

Exrtraído de la revista Sàpiens, núm. 37

Marie Curie

agosto 26, 2008

<!– @page { size: 21cm 29.7cm; margin: 2cm } P { margin-bottom: 0.21cm } –>

mujer y cientifica

mujer y científica

Marie Sklodowska fue una extraña mujer con una larga cabellera rubia, que se matriculó en el curso de ciencias de la Sorbona en 1891. Absorta en sus estudios, sus únicas relaciones en el barrio Latino eran sus compatriotas polacos, y sus únicos ingresos unos pocos rublos que le mandaba su padre desde Polonia.

Llegó a pasar semanas enteras subsistiendo con té, pan y mantequilla y apenas encendía la calefacción. Tres francos diarios no daban para más hasta el punto que cogió una fuerte anemia que incluso le provocaba desvanecimientos.

El matrimonio no figuraba en sus planes pero a los 26 años conocíó a Pierre Curie, científico de 35 años dedicado a la investigación, que le propuso matrimonio. Aceptó y se instalaron en el 24 de la calle de la Glacière de París. Marie aprendió a compaginar las labores de la casa, que realizaba lo más rápido que podía, con la investigación en el laboratorio junto a su marido.

En 1897 ya disponía de dos títulos universitarios y una beca y había publicado una monografía sobre la imantación del acero templado. Pretendía obtener un doctorado que realizó basándose en un estudio de Becquerel  que había descubierto que las sales de uranio emitían ciertos rayos de naturaleza desconocida,  fenómeno al que Marie llamó radiactividad. Aunque el origen de la radición seguía siendo un misterio.

En un cuartucho del sótano de la escuela de física, Marie descubrió que el torio también emitía radiaciones, igual que el uranio, pero en ambos casos la radioactividad era más fuerte de lo que podía atribuirse al uranio o al torio existente en los productos estudiados y por tanto pensó que debían contener alguna substancia mucho más radioactiva y por fiuerza debía ser un elemento químico desconocido hasta entonces.

Pierre abandonó sus trabajos para ayudar a Marie. Comenzaron separando y midiendo la radioactividad de cada elemento y descubrieron la existencia de dos elementos nuevos en lugar de uno. En julio de 1898 aununciaron el descubrimiento de una de estas substancias a la que Marie en honor a su tierra natal bautizó como polonio. En diciembre dieron a conocer el radio, elemento de enorme radiactividad. Pero aun pasaron cuatro años hasta que pudieron probar la existencia de esos dos elementos, hasta que pudieron prepararlos en estado puro y pudieron establecer su peso atómico.

Al nacer su hija Irene (que posteriormente logró un Nobel) necesitaron emplearse como profesores, él en la Sorbona y ella en una escuela de señoritas de Versalles. Para compaginarlo con sus investigaciones, a menudo se olvidaban de comer y de dormir.

Les llegó una demanda desde los Estados Unidos para que algunos ingenieros pudieran trabajar con el radio, pero para ello necesitaban el resultado de sus estudios. El matrimonió pensó si debía vender los derechos o por el contrario iban a entregar sus estudios sin recibir nada a cambio. Marie expresó que patentar la técnica sería contrario al espíritu científico, con lo que Pierre estuvo de acuerdo. En 1903 les concedieron el premio Nobel de física aunque lo compartieron  con Becquerel.

El 19 de abril de 1906 Pierre murió atropellado por un coche de caballos al atravesar la calle Dauphine y Marie se convirtió en un ser solitario. El Gobierno francés le propuso concederle una pensión nacional pero ella la rechazó alegando que era perfectamente capaz de sacar adelante a sus dos hijas. En mayo le otorgaron la cátedra que había realizado su marido en la Sorbona, convirtiéndose en la primera mujer que en Francia desarrollaba una labor semejante en una universidad.

No fue admitida en la Academia Francesa de las Ciencias, perdió por un voto. En 1911 Suecia le concede el Premio Nobel de Química. La Sorbona y el Instituto Pasteur fundaron el Instituto Curie de Radio, Madame Curie dirigía el laboratorio de radioactividad. Además, conferencias, coloquios, ceremonias universitarias, etc. la llevaron a viajar por el mundo.

Marie, apenas se sometía a los análisis de sangre que tanto recomendaba a sus alumnos. Durante 35 años había estado expuesta a la radiación de rayos Roetgen. No dió importancia a un leve fiebre que empezó a molestarla, pero en mayo de 1934 una gripe la obligó a guardar cama. Nunca más se levantó y los análisis revelaron que la había matado el radio. La enterraron en el cementerio de Sceaux junto a su marido en una completa intimidad.