Cinturón de castidad

Los indicios más antiguos que se poseen sobre la existencia del cinturón de castidad datan del mundo griego. Según la mitología Hércules tuvo que realizar 12 trabajos para ganarse la inmortalidad, el octavo era arrebatarle a la reina de las amazonas su ceñidor de oro, al hacerlo Hipólita murió. El uso que le daban las amazonas era la protección contra las violaciones.

Tanto entre los griegos como entre los romanos era costumbre que el marido despojase a la mujer del ceñidor de virginidad. En la Odisea, Festo dice que el ceñidor era una lana de cordero  atado con un “nodus Hercoleus” o nudo de Hércules, que debía proteger a la mujer griega al llegar a la pubertad y que solamente el marido, en la noche de bodas, podía desatarlo como presagio de tener tantos hijos como Hércules había dejado al morir.

Se dice que fueron utilizados por los caballeros cruzados que exigían a sus mujeres la abstinencia sexual y la garantizaban obligándolas a ponerse un cinturón de castidad cerrado con una llave que se llevaban consigo a las cruzadas contra los musulmanes. Hay versiones que objetan que el cinturón solo se puede llevar durante unas horas porque la mujer que lo llevara más tiempo moría víctima de infecciones, abrasiones y laceraciones. 

El ceñidor de castidad o de continencia conocido también como “cinturón bergamasque” lo creó en Italia Francisco de Carrera, “el Tirano de Padua” a finales del siglo XIV que impuso la obligación de usarlo a todas las mujeres que vivían bajo su dependencia. Sus actos de crueldad le llevaron al patíbulo y este fue uno de ellos.

La inquisición utilizó el cilicio como herramienta de disciplinamiento. Los confesores los imponían a las mujeres como penitencia y en los conventos se utilizaba para evitar la tentación de la carne. El cinturón que actualmente llevan las monjas y los monjes que han echo voto de castidad es un símbolo del cinturón de castidad, lleva implícita la censura de los placeres sexuales. 

El uso del cinturón de castidad tuvo usos antimasturbatorios a mediados del siglo XIX. Los médicos lo recomendaban tanto para hombres como para mujeres para combatir el onanismo.

En la actualidad se utiliza como objeto de placer sexual en prácticas sadomasoquistas. Es posible que se esté dando otro tipo de usos, como el machista o la prevención de violaciones.

About these ads

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: